Finalizó la reunión con el mediador designado por el juez Griesa

Daniel Pollack, el abogado designado por el juez de Nueva York, Thomas Griesa, recibe ahora en sus oficinas a los representantes del Gobierno para intentar una salida a la negociación con los denominados fondos buitre.

 

Los representantes del Gobierno ingresaron pasadas las 13.30 hora argentina a la oficina del mediador del magistrado. Entre los presentes, figuran la procuradora del Tesoro, Angelina Abbona, y dos funcionarios del Ministerio de Economía: el secretario de Finanzas, Pablo López, y el Legal y Administrativo, Federico Thea.

Los abogados del fondo buitre NML Elliott podrían pedirle a Griesa que reponga la medida cautelar, que suspende los efectos de la sentencia que obliga a la Argentina a pagarles a los holdouts, hasta fin de año. Sería a cambio de que el Gobierno deposite una suma de dinero como garantía de que efectivamente hay voluntad de acordar. Sin embargo, horas después, un fondo buitre Aurelius Capital Management, salió a aclarar que es “ficción” que evalúen solicitar la extensión del stay.

“El special master ha convocado a las partes den el día de hoy. Como consecuencia, una comitiva del gobierno argentino estará presente en esa reunión, pero no ha habido ninguna notificación oficial o especial respecto de lo que va a proponer la contraparte, que serían los fondos buitre”, aseguró esta mañana el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich .

Ayer, Cristina Kirchner redobló su desafío a Griesa y dijo que no firmará nada bajo presión. “A mí lo que más me preocupa es la responsabilidad ante la historia, ante la mirada de mis hijos, mis nietos y millones de argentinos, porque no me van a hacer firmar cualquier cosa amenazándome con que el mundo se viene abajo”, advirtió durante un acto en General Rodríguez, donde inauguró la ampliación de una planta de la empresa Yamaha.

La Presidenta advirtió que no aceptará pagarles a los fondos buitre en las condiciones que establece el fallo de Griesa ante la eventualidad de los juicios que podrían caerle al Estado de quienes aceptaron la reestructuración por la cláusula RUFO, que impide mejorar la oferta antes de fin de año. “La Argentina no va entrar en default por una sencilla y elemental razón: en default entran los que no pagan y la Argentina pagó. Van a tener que inventar un nombre nuevo”, remarcó.

Anteayer, el juez de Nueva York resolvió no aceptar el pedido de la Argentina para que reponga elstay y ordenó que el Gobierno continúe negociando con los holdouts.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*